TRABAJO Y PAZ





Trabajo y paz.
Cada vez más en el trabajo profesional son requeridos los esudios universitarios: licenciaturas, maestrías y doctorados. La necesidad del ensamblaje entre familia y educación se extiende hasta abarcar el trabajo profesional. De otra parte, la competitividad se hace cada vez mayor, más feroz y agresiva. Es difícil ayudarse y colaborar entre compañeros y colegas, con la consecuencia de que las amistades se entorpecen o se enfrían.

Las relaciones personales se hacen tensas entre colegas que compiten por los mismos puestos o proyectos de trabajo. Todos compiten para ver quiénes logran mejores posiciones y para ver quiénes ganan más dinero. Y ahora que la mujer también trabaja profesionalmente, tal competencia se hace presente más y más, aun en el hogar, entre marido y mujer. El cónyuge que gane más dinero tenderá a tener la autoridad e incluso a decidir en qué ciudad ha de vivir la familia.

Muchas mujeres ya le dan más importancia a su trabajo y a su propio desarrollo profesional que al cuidado de su familia; lo cual está llevando a separaciones físicas en las que los cónyuges sólo pueden verse los fines de semana; y por supuesto también a separaciones definitivas y divorcios. Los hijos sufren estas realidades y quedan afectados en su vida familiar, en su educación, en su vida social y en su futuro trabajo.

De esta manera, los seres humanos empiezan a estar y sentirse solos, cada vez más solos, con la consecuente pérdida de la paz, si previamente se tenía; y si no, con una carencia de paz cada vez más profunda y dolorosa.
Trabajo y paz.
Y aquí también enontramos lo mismo: poco a poco se han venido estableciendo serios errores también en el ámbito de nuestro trabajo. Es preciso descubrir esos errores y tratar de corregirlos. Hay que hacerlo inicialmente al menos en lo que a nosotros se refiere, pues de lo contrario será difícil realizar el debido ensemble que nos permita lograr la paz.



Regresar de Trabajo y paz a Home






Advertencia

Este sitio web busca la paz, primero personal y luego social. Procura descubrir y corregir los errores que se han establecido en los principales aspectos de nuestras vidas: política, moral, valores, religión, etc. Esto puede verse como algo agresivo, sin que lo sea en realidad. Importa mucho leer con mente amplia y sin prejuicios, con una actitud crítica y constructiva.