No te enojes.
NO TE ENOJES CON DIOS



No te enojes.
No te enojes con Dios es una serie de artículos que explica por qué Dios permite tanto mal, obra como obra y gobierna como gobierna. ¿Quién no ha jugado a ser Dios, soñando despierto? Quizá no todos, pero ciertamente muchos, por no decir la mayoría. ¿Por qué no hacerlo de nuevo hoy, pero en serio y con el propósito de comprender mejor las motivaciones divinas?

Los invito a echar mano de este peculiar recurso literario, ejercicio intelectual o truco que nos ayude a comprender mejor por qué las cosas son como son, y por qué Dios obra como obra y gobierna como gobierna.

Sólo quiero hacer una advertencia: hacer en serio este ejercicio puede cambiarle a uno la vida. No es un juego; y de considerarlo un juego, puede ser un juego muy “peligroso”. Puede llegar a ser algo tan contundente como una de esas experiencias de muerte clínica, en las que al regresar a la vida las personas ven el mundo de otra manera y cambian radicalmente.

La siguiente serie de artículos puede ayudar a la formación de una visión más clara del sentido del mundo y de la vida.
  1. ¿Por qué Dios permite tanto mal? Si, como nos han enseñado, Dios todo lo sabe y todo lo puede, y además nos ama sin medida, ¿por qué permite tanto mal y tanta guerra? ¿Por qué permite tanto sufrimiento, incluso de niños inocentes?
    • Nuestras inconformidades.
    • Dios ha creado el mejor de los mundos.
    • Los males favorecen el amor.
  2. No te enojes.
  3. En la suela de los zapatos de Dios. Ante el fenómeno del sentimiento de molestia con Dios, de parte de muchos, porque piensan que no está llevando bien las cosas, imaginemos lo interesante que sería que Dios nos concediera obrar y gobernar siguiendo nuestro criterio.
    • Un mundo de creaturas del todo perfectas.
    • Un mundo con toda la gama de perfecciones.
    • Un Dios callado y escondido.
    • Infancia espiritual.

  4. Dios nos creó para la dicha. Anhelamos ser felices porque fuimos creados para la dicha, mas no parecemos conscientes de ello, ni parece que la busquemos inteligentemente. Más bien andamos como hombres y mujeres masa, tras el dinero y lo que la moda nos dicta.
    • Dios creó por amor.
    • Un extraño coctel.
    • El dolor, un real fenómeno.
  5. No te enojes.
  6. Lo difícil está en el detalle. Es fácil decir que alguien haga algo. Lo difícil es decidir lo que debe hacerse y quién debe hacer cada cosa, y cómo, y dónde, y cuándo. Y aun antes de eso, decidir y hacer que todo sea como debe ser, hasta el último detalle.
    • Los aspectos generales.
    • Los aspectos de detalle.
    • La concepción de un decreto.
    • La funcionalidad global de un decreto.

  7. La gama de perfecciones de nuestro mundo. Ante nuestra dificultad de concebir todo un mundo hasta el último detalle, un decreto, veamos y analicemos, al menos en parte, cómo lo concibió y lo hizo Dios.
    • Crear incluyendo toda la gama de perfecciones.
    • La creación de creaturas.
    • La gama misma de las perfecciones creadas.
  8. No te enojes.
  9. Dios creó con criterio magnánimo y por amor. Por ser magnánimo y haber creado por amor, y por ser a la vez responsable y coherente, Dios planeó permitir el surgimiento de males en el mundo.
    • El mal se refiere principalmente a la vida.
    • Objetividad o subjetividad del bien.
    • En su magnanimidad Dios creó por amor.
  10. No te enojes.
  11. Que los males desaparezcan al final. Nosotros, siendo imperfectos, sólo permitimos los males de nuestros hijos para educarlos, para su bien futuro; y con mayor razón lo hace así Dios.
    • No lo hace sólo en el orden natural.
    • No lo hace con todos al parejo.
    • No lo hace Él solo.

  12. Que las personas alcancen la dicha. ¿Cómo pueden los santos ser plenamente dichosos en el Cielo si ven sufrir en este mundo a los que tanto aman, pues aman a todos?
    • Protoalianza y pecado original.
    • Eficacia del Bautismo.
    • Dicha y sufrimiento.
    • Dolor y cruz.
  13. No te enojes.
  14. Magnanimidad divina y libertad humana. La madurez cristiana nos lleva a comprender, cada vez mejor y con mayor responsabilidad, que todo lo que sucede y todo lo que hagamos es para lograr el mejor de los mundos.
    • Tranquilidad y preocupación en nuestros actos.
    • Colaborar con el plan de Dios.
    • El mal y el dolor en la Iglesia.






Regresar de No te enojes con Dios a Home






Advertencia

Este sitio web busca la paz, primero personal y luego social. Procura descubrir y corregir los errores que se han establecido en los principales aspectos de nuestras vidas: política, moral, valores, religión, etc. Esto puede verse como algo agresivo, sin que lo sea en realidad. Importa mucho leer con mente amplia y sin prejuicios, con una actitud crítica y constructiva.